Blogia
El Furgonauta

CATÁLOGO DE LA TRISTEZA

CATÁLOGO DE LA TRISTEZA

Tristezas pequeñas,

manejables,

de bolsillo,

como dientecitos de leche,

que venís con la puesta del sol

y os marcháis al alba

en un escozor leve:

Os conozco,

bien que os conozco.

 

Tristezas sin tamaño

que con el tiempo hurgáis

sobre el paciente que envejece

como un cauce erosionado

por un dolor de peso medio

que a nadie nunca ha matado

contento con malherir:

También os  conozco.

 

Tristezas grandes,

desiertos,

tierra y cadena,

cuerda, alambrada,

qué temor, qué pavor, que miedo.

Voy descalzo y hay cristales por el suelo,

denme por favor la mano,

que con las demás podía

y con vosotras no puedo.

------------------------------------

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

8 comentarios

Furgo -

No, si ya digo que estar triste no es que sea grato, pero ya que resulta inevitable, se le puede sacar un puntito de poética melancolía o algo parecido.
Un saludazo, Mela.

Mela -

A ratos estar triste ayuda a valorar la alegría. Pero yo casi que prefiero valorarla sin comparaciones...

Mi mano para cualquier tamaño de tristeza. Beso.

Sakakrah -

Muchas gracias...por momentos ya me veía en una sala de tortura.

Muakssssssssssssss.

Anónimo -

Los estado anímicos, ya sean provocados por algún agente, ya sean espontáneos, son siempre un cúmulo de sensaciones en compleja ebullición coctelera.
La alegría tiene muchas cosas buenas y pocas malas; en cambio la tristeza es al revés. (Pero de algún aspecto "optimizable" también dispone.)
No es deseable, claro, pero como de todos modos nos sobreviene, habrá que darle algunos muletazos templados para que no se lleve el gusto de derrotarnos.
Ahí estamos, Gea.
-------------
-------------
Sak: Si tienes alguno de mis textos por ahí y a ti te gusta, ponlo cuando quieras.
Yo simplemente me limitaré a denunciarte al registro de la propiedad intelectual y a montarte una querella con un buen abogado norteamericano de esos que sacan indemnizaciones millonarias.
Te arruinaré sin piedad.
(Puedes colgar los escritos que te apetezca siempre que te apetezca, faltaría más.)
Nos vemos, socia.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

Gea -

Sí, la tristeza puede presentar una amplia gama de intensidades, e incluso aspectos.

Y triste es, valga la redundancia, ser capaz de establecer esas diferencias, esos matices. Porque es señal inequívoca de que hemos conocido todos sus estadios, incluso el último.

Pero la tristeza también pasa.. o nos acostumbramos a ella.

Un abrazo.
Gea.

Sakkarah -

Quiero pedirte permiso, para poner un escrito tuyo, en mi apartado de amigos.

Si me dejas, pues me dices tu cual, o yo busco en los que hay tuyos en la hemeroteca.

Un beso, ya me dirás.

Furgo -

Como todo, la tristeza también tiene tallas, la L, la XL, la XXL... y en ocasiones a uno no lo pilla lo bastante en forma, lo bastante robusto, lo bastante macizo como para contenerla.

Otro para ti.

Sakkarah -

¡Ay! Tristeza...

A veces se hace melancolía, y se aposenta de tal manera que no hay forma de echarla, se siente cómoda...

Un beso.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres