Blogia
El Furgonauta

HOJAS SECAS

HOJAS SECAS

Con el pelo cayendo sobre la frente, con peso de sauce, con cara de árbol herido de bala, como un río en el aire, ni norte ni cauce, vengo de los días que me hacen otoño, buscándome en alguien y sin encontrarme.

Puede que la muerte no tuviera nada en su agenda esta tarde y, falta de trabajo, conmigo se ensaye.

Quién se me parece. -Y miro al gorrión que baja del árbol a ver si hay simientes.-

No vas a ser tú, que te vi mil veces esperando sabio cómo salgo al patio a sacudir manteles.

Te lo contaré: Con una semilla y dos migas de pan no se calma un hombre ni sus soledades. Es insuficiente.

Ya conozco al viento, ya sopló por mí, helando mis manos, cortando mis labios y haciendo el payaso sobre mi nariz.

Ahora el frío es dentro, más dentro de adentro que el propio esqueleto que intento vestir.

Quién seré de todos, como quién seré.

Si hubiera una línea, un hilo tan sólo, una hebra de cosmos, que me conectara adonde quiero ir...

Tiré mi sedal por todos los mares.

Muriendo en su anzuelo va mi corazón.

Si no ha de quererlo nadie,

tampoco lo quiero yo.

--------------------------------------------
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

7 comentarios

Furgo -

La verdad, Dino, es que ahora estoy un poquito más bajo de lo normal, pero es natural. La vida te da alegrías y tristezas.
Como dije en el otro comentario en cuanto a relativizar, gracias a medir las cosas en su justa dimensión, no suelo caer al pozo.
De todos modos es cierto que en determinadas circunstancias el ánimo se muestra como más tendente a la poética digamos "depre". Pero eso ayuda a desfogar y resulta muy saludable.
Un saludazo,compañero.

Dinosaurio -

Tienes razón, Furgo, se me olvida siempre y reacciono visceralmente ante lo que imagino estados de ánimo decaídos.
En todo caso, lo bueno es seguir escribiendo y escribiendo, no hay atajos.
Un abrazo grande.

Furgo -

¿Gigante.? Alto y cheparudo a lo sumo.
Me alegra que te haya gustado.
Un besillo, socia.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

Sakkarah -

Sin palabras...

Cuánta belleza, Furgo. No sabría comentarlo, porque no tengo las palabras tan bonitas para describir tu escrito; pero...Eres un gigante, no lo dudes.

Muchos besos.

Furgo -

Queridos Mela Y Dino, como dije en el artículo del taumaturgo, lo bueno de tener como afición esto de escribir, es que puedes un día hacer crítica social, otro día ensayo pseudo filosófico, otro meterte en tus propios sentimientos, y también ejercer de intruso empático imaginando los sentimientos de alguien a quien conoces.
En el caso de hoy, a mi ánimo le apeteció componer una especie de poema desmedido y desmetricado -valga el palabro*- rememorando cómo me sentí aquella vez, no sé cuando, en que atravesaba un mal momento emocional, o una crisis existencial, etc.
Si fuera director de cine, haría comedia y drama, ya que las dos cosas me gustan por igual.
Hace ya muchos años que no me dejo atrapar por bajones importantes, pase lo que pase en mi vida. Quizás la madurez consiste en saber relativizar. Y el hecho de escribir ayuda a ello porque actúa como rebosadero, como válvula de escape antes que una depre se haga fuerte en uno.
*Je je. Hasta nos podemos permitir la osadía de inventar palabras si conviene.

Besos, abrazos y gratitudes, compañeros.

Mela -

El frío interno es el peor de los fríos posibles. Se produce cuando la sangre deja de correr a borbotones por las venas. Cuando el corazón bombea despacito, lo justo para no pararse y lo justo para no molestar con su presencia.

Las soledades, a veces, se curan con compañía. Y aquí estamos, dispuestos a calentar los corazones amigos.

Beso.

Dinosaurio -

No, no no , no, Furgo, no. Eso sí que no.
Ese frío que sientes tan dentro es normal en el ser humano, pero eres el único en todos los universos habidos y por haber que no puedes no querer a tu corazón.
No hay sedales ni mares, pero
tu corazón es lo único cierto. Ya verás.
Un abrazón.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres