Blogia
El Furgonauta

POETAS

POETAS

No todos en este mundo frívolo y materialista son como nosotros, gentes zafias, iletradas, palurdas y catetas, gentes de andamio y palillo rechupado en la boca. Hay, por fortuna personas que en su hacer cotidiano, sin sentirlo siquiera nos dan constante muestra de elegancia y saber.

He aquí una de ellas:

Mamés- ¡Hombre, cuánto tiempo sin vislumbrarte, Cecilio.!

Cecilio- ¡Anda, cuán grata sorpresa cáusame este inesperado encuentro, Mamés.!

Mamés- ¿Y qué es de tu periplo vital, amado amigo.? Te recordaba de la universidad más enjuto y con los cabellos harto más luengos...

Cecilio- No seré yo quien se licue en llanto por el trato recibido hasta este feliz instante en que el gozo de tu presencia me hace culminar en guinda . Peor manejo les dio a otros la vida, que igual o mayor mérito hicieran.  Y está mi figura más hercúlea y carnada que la en que tu memoria se proyecta, porque cultivo el cuerpo y lo ejercito. Que así a la mente se procura idéntico beneficio y fluye con más seda lo que en el magín se cueza.Y los pelos me sesgué, ya ves, pues a mi esposa -y hace poco madre de nuestro primer retoño- no le parecían de buena estampa. Razón tenía, pues aun siendo joven como tú mismo, más reverdecido ahora me ofrezco a los ojos del entorno.

Mamés- Vaya con el buen Cecilio. Padre tempranero. Semilla de culto cultivado que en tiesto fértil afloró con.., ¿con niño, o niña.? 

Cecilio-   Niña, niña como su madre, con mi nariz, mis cejas, mis orejas y sus ojos. Unos ojos como lunas de azabache –cual borrico juanramonero- sobre un cielo sonrosado de angelito zurbaranense o murillano, que tal angeleaban uno u otro según tengo entendido y si la memoria no me burla.

Mamés-  Así que niña. Qué dichoso y pleno debes sentirte, amigo. Y cuánta envidia me inoculas, sana, por supuesto, que de otra casta en mí no tuviera hueco. Te me figuro en el lechito junto a ella, tan frágil e inofensiva, tan cercana a las nubes en su pueril soñar, como pudiera estar la alondra. Ay, compañero del alma, me inspiras: Es tu niña una alondra que...

Cecilio-   Oye... –disculpa que te interrumpa- ...que atolondra, una alondra que atolondra. Jamás sospeché que en tan mínimo tórax pudiese caber tamaño fuelle. A grito pelado llora que te llora por la noche, por el día, al ocaso y a la aurora. Duermo como los delfines, con medio cerebro abierto, y mi sueño es de profundo como un disco de Peret pudiera serlo.

Mamés-   Bien lo vale el sacrificio, bien lo vale. Ante un capital tan inmenso, dormir o no, es miseria y calderilla. Pasarán los tiempos incipientes de llantera incontenida, y como planta de buganvilla crecerá y se emparrará a la vida para iluminarla con su florido color. Mécela hoy, acuna su travesía, y siéntela como un bajel diminuto y blanco. Procúrale un oleaje sereno en su cunita inmaculada. Ella a cambio te dará  con creces, amigo mío, lo que nada ni nadie darte haya podido.

Cecilio-  En efecto. De razón te cargas. Tan pequeña y ya lo hace. Me regala con lo que a su primario alcance halla. Y generosa es en grado sumo, bien lo sabe el cielo. Que no hay día en que no me obsequie con todo lo que le sale de dentro. ¿Inmaculada, dices.? Eso lo discutiremos.

Mamés-   Estooo, bueno, a qué mentir, lo cierto es que calzas ojeras.

Cecilio-     Ya te digo.

Mamés-    Pues nada, que se me hace tarde, ya nos llamamos si eso.

Cecilio-  Por mí, de acuerdo.

Mamés-   Chao, nos vemos

Cecilio- Hasta luego, Mamés, hasta luego..... Por cierto, ¿tú no casaste, verdad.?

Mamés- No, no, soltero, soltero.

-----------------
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

6 comentarios

Furgo -

En igual medida alégrome yo de verte por estos lares, distinguida Gea. Y celebro que te haya servido de entretenimiento.
Un besín.

Gea -

Siéntome en verdad reconfortada y que mis hidrópicos ojos muestren su derrame salado ante tamaña beldad lírica, profusamente aderezada de fino humor.
Reíme, sí, reíme con alborozo ante el ingenio cruzado y erudito de ambos congéneres.

Doyme por satisfecha de mi reencuentro con vos, señor de las letras bienhumoradas.

¡Albricias! Pasélo ciertamente en grande.

jajajaja. Me he reído de verdad. Un divertido diálogo "para besugos". Me alegra verte.

Un abrazo.
Gea.

Furgo -

Me alegro de que te haya divertido la cosa esta.
Intentaré satisfacer tu encargo si las musas se enrollan.
Así que te va la guasa, Dino. Vaya, vaya...je je.

Un abrazorro.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

Dinosaurio -

¡Jua, jua, jua, jua! ¡Qué bueno! Me has partido la taba, tron. Lo has clavao. Haz más cosas así, macho, que nos viene muy bien reir.
Enhorabuena.
Un abrazo no "incipiente".

Furgo -

Alguien dijo, no sé quién, que no hay mayor pedante que un poeta malo.
Tampoco será una regla sin excepciones, pero lo he meditado un poquillo y la verdad es que acierta bastante. Me han venido a la memoria algunos casos que conozco y eso me ha inspirado esta parida.
Y en mi corta experiencia forera, alguno llegué a ver también, je je.
Un besillo, socia.

Sakkarah -

Jajajja, he pasado un buen rato con tus poetas, pocos más y me trago el palillo de la risa.

Jajaja. Un beso.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres