Blogia
El Furgonauta

ELLA

ELLA

Era brillante

antes

su mirada

como dos cerezas

barnizadas,

ya cáscara de almendra.

Y el paso

marcial y raudo

de soldadito a cuerda

ahora se pausa

en indecisiones,

no se fía un pie del otro

y al final pasa.

Y no se acuerda

de lo que busca

por los cajones.

Y no se da cuenta

de que me cuenta

la misma cosa

un millar de veces.

A ella le gusta.

Dame un último beso

que no sea el último,

viejita, nunca. 

-----------------------------

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

6 comentarios

Furgo -

Muchas gracias, Gea, celebro que te guste.
Si la vida no se ve truncada por algún tipo de accidente, lo normal es que uno se vaya de ella igual que vino, indefenso, delicado y frágil y que por eso mismo precise de nuevo atenciones especiales.

Un besillo, colega.

Gea -

Me ha resultado entrañable. Hasta la forma, en versos cortitos, que se van sucediendo como simbolizando esos pasos cortos, más ralentizados, como los del soldadito que va perdiendo la cuerda.

Que triste es constatar el deterior de los seres queridos. Es la vida.

La imagen es preciosa... Y más meritoria si encima es obra tuya. Eres un artista de verdad.

Un abrazo, Furgo.
Gea.

Furgo -

Gracias Sak. Me ruborizas y todo.
La imagen pertenece a un cuadro que pinté hace unos años en el sobre de una vieja mesa que íbamos a tirar, pero como los lienzos van caros, pinto donde sea con tal de ahorrarme una pasta.
Da más el pego en foto que al natural, te lo juro, je je.

Un beso, socia.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

Sakkarha -

¡Cuánta ternura...! Hasta me emocionó. Me ha parecido precioso.

Las ilustraciones son tuyas, ¿verdad? Eres un artista pero de los de verdad.

Un beso.

Furgo -

A los 18 años la longevidad no me preocupaba en absoluto, pero eso parecía lógicamente achacable a la indolencia juvenil.
Por fortuna ahora con unos cuantos años más, sigue sin preocuparme. Ni siquiera me planteo a qué edades puedo o no llegar. No tiene la menor importancia.
Lo jodido es por ejemplo mi madre -a quien me refiero en el texto- que ya va por los 87, pero no hay manera de verla contenta. Está un poco ida de la olla pero no lo suficiente.
Hace sólo un año o dos aún nos echábamos unas risas en plan Groucho Marx. Era surrealismo puro.
Pero bueno, qué le vamos a hacer, si a fin de cuentas su partido ya lo jugó y ahora está en la prórroga.
Un beso, colega.

Mela -

Qué difícl aceptar el deterioro. la naturaleza es sabia y nos priva, la mayoría de las veces, de la conciencia plena del paso del tiempo.

Pero dicen que lo mejor es llegar. No sé yo...

Beso, Furgo.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres